PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
EDGAR LINNEO YNSFRÁN DOLDÁN


  CRÍSIS DE CRECIMIENTO…?, 1961 - Por EDGAR L. YNSFRÁN


CRÍSIS DE CRECIMIENTO…?, 1961 - Por EDGAR L. YNSFRÁN

CRISIS DE CRECIMIENTO…?

EDGAR L. YNSFRÁN

 

Palabras de bienvenida pronunciadas por el señor Ministro del Interior, doctor Edgar L. Ynsfrán, en la Sesión de honor de la junta de Gobierno de la Asociación Nacional Republicana (Partido Colorado) realizada el 16 de mayo próximo pasado con motivo de la visita del Consejero de Gobierno de la República Oriental del Uruguay, don Benito Nardone.

Asunción, mayo de 1961.

 

 

 

CRISIS DE CRECIMIENTO…?

 

 

         Mi partido me ha honrado con la misión de que fuera, yo también, uno de sus portavoces para daros la bienvenida a esta casa de los Colorados que es techo de un vasto sector de la ciudadanía del país. Y me place hacerlo, porque en vos, señor, reconocemos un gran caudillo de las inquietudes ruralistas del hombre oriental: mandatario, además, de ese pequeño grande país que, en vocación similar a la de nuestra patria, supo modelar, a despecho de intereses contrapuestos, una nación ejemplar por su civismo y su voluntad autonómica.

         Reconocemos, también, en vos al amigo que nos trae con su sola presencia, el estímulo de su solidaridad inapreciable.

         Y porque así os reconocemos es que vamos a hablaros con lenguaje llano, en tono campechano, sin rodeos ni convencionalismos; como se hace con el amigo leal en una reunión de familia, propicia para las confidencias que han de imponerlo de nuestras esperanzas y de nuestras cuitas.

 

         REVOLUCIÓN EN LA PAZ

 

         Nuestro país vive bajo el signo de una revolución - no de aquella que nos han querido y aún pretenden traernos nuestros adversarios - por virtud de la cual el hombre paraguayo va logrando aquellos elementos con los que obtendrá un mejoramiento colectivo y con los que redimirá de su congénito atraso. Una revolución, señor, que ha permitido a la Nación abarcar su plena conciencia geográfica, una perspectiva más acabada de su misión en el concierto continental y un anhelo que se ha hecho impostergable, por alcanzar el dominio de aquellos medios que harán posible su autonomía económica, una mayor justicia social y una plena libertad nacional.

         Cuando en un país que en 1947 contaba con trescientos y pico de kilómetros de caminos, se le añaden en poco más de dos lustros, 3.000 kilómetros; cuando hasta hace 15 años el país no contaba sino con un carguero y un remolcador,     y hoy posee una Flota Mercante que no baja de 30 importantes unidades; cuando hasta hace 20 años no teníamos sino una treintena de locales hospitalarios y hoy atiende la salud de la población más de un centenar de modernos institutos; cuando hasta el año 1940 no había sino un millar de escuelas primarias y 25 establecimientos de enseñanza media y hoy contamos con 2.177 escuelas y 143 colegios; cuando la población estudiantil no alcanzaba en 1940 a más de 180.000 almas y hoy sobrepasa a la cifra de 350.000; cuando el número de docentes, por aquellos tiempos, no pasaba de 4.200 maestros y profesores, y hoy casi llega a 15.000, cuando sólo hace tres años, Asunción era la única capital del planeta que no contaba con aguas corrientes y hoy posee un sistema que es el más moderno del continente: cuando en 1947 teníamos apenas 7.000 kilovatios de potencia eléctrica instalada, hoy llegamos a cerca de 30.000, y aspiramos inaugurar en 1964 turbinas hidroeléctricas que elevarán nuestro potencial a más de 200.000 kilovatios; cuando – perdonadme señor, la letanía - todo eso que os digo ha sucedido, ¿no creéis que un vértigo revolucionario ha sacudido esa comunidad y algo distinto se perfila en el dintorno y contorno de su destino?

         Paraguay progresa y seguirá progresando a despecho de las asechanzas que le ha cernido desde el exterior una coalición de fuerzas, heterogéneas en su composición, homogénea en su intención anti-paraguaya, entre las cuales no están ausentes ni los comunistas apátridas, ni compatriotas obcecados a quienes sólo mueve una frenética codicia de poder.

 

         DEFENSA DE LO NACIONAL

 

         Pero en Paraguay, vela y seguirá velando un sentimiento tradicional que recorre toda su historia y que hoy se encarna en un partido vigoroso de pueblo, intransigente para la defensa de lo nacional, que ha sabido encontrar un líder joven capaz y patriota, rubio y General como el General Caballero, el Centauro de Ybycuí, de nuestra gloriosa epopeya del 70.

         Ese sentimiento es el que aventó el espíritu creador de los patriotas que fundaron esta patria; el mismo que ayudó a nuestros mayores a soportar el peso inaudito de un drama que no tiene igual en la historia de nuestro continente; el mismo que hoy nos ha ayudado a sobrellevar asechanzas que aún no se disipan; el mismo sentimiento, señor, que pone un buen padre de familia para defender el honor y el pan del hogar amenazado...

         Ningún gobierno o partido, en toda nuestra historia, ha sufrido con mayor virulencia una acción tan concertada de intereses negativos, enardecidos de violencia frustrada, pero impotente, hasta hoy - y Dios lo querrá por siempre - para abatir un impulso indoblegable de amor a nuestro terruño.

         A la diatriba infamante de la radio-prensa, clandestina o responsable, de allende nuestras fronteras, respondimos construyendo centenares de escuelas y colegios, fundando facultades y facilitando la creación de una segunda y novísima Universidad; a las invasiones guerrilleras se contestó triplicando los caminos que recorren la República; a las intrigas que sembraron a manos llenas los ambientes y las cancillerías extranjeras, se respondió con una política internacional prudente pero digna; a los enconos sedientos de sangre hermana les dimos aguas corrientes y a aquellos intereses económicos que tipifican una suerte de colonialismos en esta parte de nuestro América, les respondimos dotando al país de una flota mercante que servirá en un 70 % las necesidades de nuestro fletamento nacional.

 

         RESPETO A LA LEY

 

         Las instituciones políticas del país derivan de una Constitución que la redactaron prominentes figuras del Partido Liberal y que la puso en vigencia, poco tiempo antes de su muerte, en 1940, el conductor glorioso de la guerra del Chaco, el Mariscal José Félix Estigarribia.

         En los veinte años de su vigencia, los mandatarios paraguayos de ese lapso, juraron siempre acatar y defender esa Constitución. Figuras destacadas del febrerismo y del Partido Liberal también lo juraron. Hoy parece que cambiaron de opinión, y nosotros estamos dispuestos a escucharlos, a buscar coincidencias y a hallar las fórmulas que nos permitan una convergencia hacia la concordia. Pero que no se pretenda agredir esa ley bajo ningún pretexto, porque no estamos dispuestos a equipararnos en el perjurio.

         Veces hubo, por qué negarlo, que nos hemos visto obligados a castigar la mano de Catilinas que antes se habían levantado para pronunciar la fórmula sacramental del acatamiento a la ley del 40, y que tiempo después andaban a la búsqueda del arcabuz prestado o hurtado de lejanos arsenales para disparar contra esa misma Ley, atentando contra la paz y la tranquilidad pública.

         Esa Constitución, señor, que se aparece tan defectuosa para quienes ayer la redactaron y la promulgaron, por rara coincidencia, ha presidido un verdadero despertar nacional; y en los dos decenios de su vigencia, el país rompió todos los moldes estrechos y menguados de un pasado de atraso, de estrechez y de apocamiento nacional.

         La Constitución que nos rige recogió los mejores principios que informan el moderno derecho constitucional, y levantó un dique a la anarquía política con que amenazaban desbordar las inquietudes nacionales.

 

         EL PELIGRO COMUNISTA

 

         En el orden político, el mayor obstáculo que interfiere el juego regular de nuestras instituciones es la acción dislocadora que proyecta el Partido Comunista y los grupos de opinión izquierdista que infectan a los partidos tradicionales, a los movimientos de tendencia democrática y aún a los sectores y a las instituciones de filiación centrista o conservadora.

         No os vamos a desarrollar este tema que se repite como una constante invariable en todo nuestro Continente. Conocemos vuestras preocupaciones al respecto, y la justa alarma que expresáis en vuestro articulo «La Conspiración roja en la América Latina» difundida por «Life» de marzo del corriente año.

         Por una parte, nos place saber que personas de vuestro valimiento político denuncien con meridiana claridad los peligros de la expansión roja en nuestro continente; por la otra, nos inquieta la información que nos dais respecto a la indefensión en que se hallan las instituciones de vuestro país, ante el modus operandi ya clásico de los partidos comunistas, los cuales reclaman los derechos que acuerdan las comunidades democráticas para terminar atentando y destruyendo los principios que informan la democracia.

         El reciente ejemplo cubano es altamente ejemplificador. En nombre de la libertad y eficazmente secundado por "patriotas o demócratas" que en la terminología más difundida se define como «idiotas útiles», el Partido Comunista se ha enseñoreado de la Perla de las Antillas y arrasó las instituciones democráticas, instaurando la más oprobiosa y sanguinaria tiranía de que se tenga memoria en los pueblos de nuestro continente.

         ¿Hasta cuándo América seguirá en actitud contemplativa ante los reiterados desplantes de la perfidia y la deslealtad comunista? ¿Hasta cuándo el derecho, la ley y las instituciones políticas seguirán protegiendo a quienes quieren la libertad para aherrojar la libertad, proclaman la democracia para disimular la tiranía y pregonan la autonomía de los pueblos para uncirlos luego, al yugo férreo y remoto de los designios moscovitas?

         Aquí, en Paraguay, señor, estamos jurídicamente bien equipados para combatir en el plano represivo la actividad del comunismo. La misma Constitución Nacional dispone en el párrafo final del Artículo 35, que "no está permitido predicar el odio entre los paraguayos ni la lucha de clase". Una Ley la 294 - reprime las actividades antidemocráticas del comunismo. Y finalmente, la sensibilidad y la decisión de nuestros funcionarios civiles y militares, nos permiten un desenvolvimiento satisfactorio.

 

         ANSIAS DE MEJORAMIENTO

 

         Sin embargo, no todo ha de esperarse de la represión, si a este recurso no se añaden aquellas medidas que contribuirán a satisfacer las ansías de superación económica a que tienen derecho nuestras masas obreras y rurales.         Si bien este fenómeno es general en toda Latino América, permitidme, señor, que os lo explique desde un enfoque exclusivamente paraguayo.

         Nuestras masas se alfabetizan aceleradamente, y vastos sectores sociales alcanzan un grado cultural que, sólo 30 años atrás, era privilegio de no muchos.       La escuela y los innumerables institutos de enseñanza superior, la radio, el cine, la prensa, el teatro, enseñan al hombre paraguayo el manejo de todo el repertorio de recursos que la técnica industrial ha puesto a disposición del confort para la vida del hombre moderno. El paraguayo sabe que se vive y se puede vivir mejor. Conoce la utilidad de la radio, el lavarropas, la heladera; sabe manejar el automóvil, el tractor, la trilladora, el torno, y tantas cosas más...

         Pero en el confrontamiento de sus aspiraciones con sus recursos, surge el drama de un déficit que debemos reducir y anular con urgencia, si queremos rescatar a nuestro hombre de las fauces mismas del resentimiento y de la desesperanza.

         Esta desproporcionada evolución pone ante los ojos atónitos de nuestro hombre, dos realidades contras tantas: el mundo casi mágico de la técnica, que, rampando la escala de las modernas maravillas, nos muestra los "Boeíng" y los satélites artificiales que surcan nuestros cielos; y el mundo de nuestras realidades circundantes, con una estructura económica antañona donde se ven tractores aislados que voltean árboles entre ronquidos y tirones mientras allí, en la cercanía, un enjambre de hombres, hacha en mano, disputa a la floresta enmarañada la tierra que se recata entre el malezal tupido; o el camión veloz transportando los frutos, en tanto que a la vera, en unos surcos que parecen caminos, van chirriando las carretas con su cargazón de esperanzas que casi siempre se frustran.

         Y la venta y el mercado, dos formas de una sola grande y reiterada defraudación: la cotización de los precios del mercado internacional, porque el mercado se ha encogido ante la competencia. Siempre hay razones, nunca se vislumbra una justicia, constantemente hay que rehacer el zurcido de las esperanzas.

 

         RAZÓN DE LA INJUSTICIA

 

         ¿Dónde está la causa de tanto daño injusto y reiterado?

         Josué de Castro, el ilustre sociólogo brasileño, autor de "Geografía del Hombre", cree que todo el mal deriva del colonialismo. Pero ese terminacho que define un sistema nos parece demasiado izquierdizante. Preferimos hablar del capitalismo egoísta - que no se emparienta con ese pequeño capitalismo pionero que se adentra en la selva, que se instala en nuestros campos o que ensaya con sus industrias el desarrollo de nuestras riquezas; aquel capitalismo sórdido que sólo busca el panal de las urbes grandes, ávido de lucro y renta, que se aleja de lo pequeño, de lo pobre y de lo inestable aunque lo pequeño está constelado de seres humanos dignos y capaces. Señor, nuestro país, necesita del capital; no de la dádiva, sino de los medios que le permitirán multiplicar sus esfuerzos; necesita ese capital esquivo que se atesora con la acumulación de rentas que se nos va de continuo en esa sangría anual que ensancha nuestros desequilibrios económicos.

 

         SÓLO UNA SOLUCIÓN

 

         Las potencias occidentales, las que ejercen rectoría en nuestro mundo cristiano y democrático, tendrán que corregir apresuradamente la mezquindad y sordidez de ese capital, hoy instrumento de expoliación, hasta transformarlo en instrumento de solidaridad entre los pueblos y medios cristianos, gracias al cual se nivelarán las diferencias crecientes entre los hombres y las comunidades. Cuando llegue esta hora que la lucidez de los líderes occidentales ha de precipitar, tened la certeza, señor, que nuestros pueblos americanos recobrarán el perdido equilibrio, harán progreso en bienestar colectivo, cesarán las convulsiones y los resentimientos y el comunismo declinará en su peligrosidad.

         Entonces, indefensos o bien equipados, nuestros pueblos y sus gobiernos defenderán mejor las instituciones de sus patrias.

 

         FE EN NUESTRO DESTINO

 

         La fe que tenemos en el porvenir del Paraguay, nos mantendrá indeclinables y fervorosos en el servicio de la causa de nuestro pueblo. Tanto más cuanto que, por lo hecho, estamos ya autorizados a proclamar, como lo habéis oído, que el país se transforma; y que si alguna crisis nos acecha y nos inquieta, es la crisis de crecimiento. En cuanto a lo por hacer, mucho aún nos resta, pero hay algo que acariciamos como proyecto de alcance nacional, de decisiva influencia en el destino del país. Se trata, Señor, de la construcción de la represa del Acaray-Monday, aprovechamiento hídrico cuyo proyecto está terminado y es una inestimable cooperación del Gobierno de los EE.U U. del Brasil. Tal como están encaradas las gestiones, confiamos que en el curso del presente año se finiquiten las providencias financieras y se inicien los trabajos que, al cabo de tres años, permitirá contar a la República con una potencia instalada de más de 100.000 kilovatios.

         Expreso este dato final, señor, para reafirmar la convicción de que el Paraguay está viviendo un proceso revolucionario, que nada ni nadie detendrán; ni el comunismo con el eco estentóreo y próximo de sus remotas consignas; ni la alianza político-mercantil de antiguas corrientes que hoy han vuelto a reaparecer como arroyuelos turbios infectados de legionarismo y de resentimiento comercial, ni la dialéctica huera de los comités capitalinos en cuyas expresiones hay una prevalencia exasperante de esa mentalidad del señorito tan presto a defender la libertad de su propio paso arrogante, aunque sea al costo de la libertad de todos.

         Señor Benito Nardone: la Asociación Nacional Republicana cuya Junta de Gobierno os recibe en esta sesión, se complace en daros la bienvenida y en expresaros que los colorados de la República, siempre recordarán con fraternal simpatía vuestra presencia amiga en esta casa, que por ser del pueblo, es, también vuestra.


 

ALGUNOS ASPECTOS DEL CRECIMIENTO

 

Cifras comparativas :  

Educación / Reforma agraria

Salud pública / Flota Mercante

 

 

         LA EDUCACIÓN PARAGUAYA Y SU EVOLUCIÓN

 

         La educación paraguaya es una actividad vital. Su valoración se ha acentuado en el mundo actual, complejo, contradictorio y dinámico, a tal punto que estimularla es preocupación constante de todos los Estados.

         La búsqueda permanente de días mejores, más felices y más serenos, se hace con mayor intensidad y provecho por vía de la educación.

         El Paraguay no escapa a ese trajín intenso. En el Paraguay actual, pujante y ambicioso, la educación representa un capítulo fundamental. La acción política de la Asociación Nacional Republicana (Partido Colorado) desde el gobierno ha sido, en este sentido, de lo más importante.

         El progreso de la educación paraguaya ha cobrado un ritmo acelerado a partir de 1950, Y hoy día puede lucir orgullosa la patria de Rodríguez de Francia una realidad tan magnífica, tan trascendente.

 

         LA EDUCACIÓN PRIMARIA

 

         El desarrollo de la educación primaria en el Paraguay, y por extensión el beneficio paralelo de la alfabetización del pueblo, ha tenido en los últimos 10 años tan señalado impulso que bien puede decirse que en tal decenio no solo han sido planteados viejos e intrincados problemas sino también solucionados hasta niveles altamente satisfactorios.

         En 1940 se contaba con 1.052 escuelas primarias.      Estas albergaban 170.625

niños inscriptos, atendidas por 3.886 maestras.

         En 1950 se contaba con 1.477 escuelas primarias en las que asistían regularmente 195.607 niños inscriptos, bajo la docencia de 6.187 maestros.

         En 1960 el país contaba con 2.177 escuelas primarias, en las cuales asistieron 305.479 niños inscriptos, enseñados por 10.719 maestros; lo cual significa que un elevado porcentaje de la población escolar, recibe una enseñanza básica y fundamental que le permite afrontar la vida con mayores oportunidades de éxito y dignidad.

         El Ministerio del ramo conforme a la política educacional del Gobierno, tiende a dar gradual escolaridad a todos los niños del país. Nótese que con ese propósito se han estado creando más de 453 cargos de maestros por año.

 

 

 

         ENSEÑANZA MEDIA

 

         La evolución de la enseñanza media (bachillerato, comercio, normalista) también tuvo un decidido impulso en la última década en consonancia con el progreso general de la educación.

         En 1940 había en el país 25 establecimientos de nivel medio, con una asistencia regular de 4.903 alumnos y 398 profesores.

         En 1950 había en el país 57 establecimientos de nivel medio, con la asistencia de 11.243 alumnos bajo la orientación docente de 1.338 profesores.

         En 1960 funcionaron 153 colegios, escuelas normales y escuelas de comercio en las cuales asistieron 24.528 alumnos a cargo de 3.177 profesores.

         Por otra parte, en cuanto a la enseñanza técnica, profesional, religiosa y de otros órdenes, también el país vive una etapa de gran superación.

 

 

         EDUCACIÓN FUNDAMENTAL

 

         Preocupación del Gobierno nacional ha sido la búsqueda de soluciones de los problemas sociales que aquejan a los hogares, intensificando la educación social.

         Con tal propósito, el Ministerio de Educación y Culto crea el Departamento de Educación Fundamental. Su función es la de promover la educación de los núcleos rurales del país, por medio de programas específicos de desarrollo de la comunidad, y en vista de una capacitación suficiente para la defensa de la salud, el mejoramiento de la economía, la recreación sana y honesta, así como las nociones indispensables de materias básicas y la formación moral y cívica.

         Esta educación abarca con preferencia la de los jóvenes y adultos en general que por cualquier circunstancia no pudieron asistir a las escuelas primarias, o asistieron por escaso tiempo, siendo en la actualidad analfabetos absolutos o funcionales.

         Este Departamento de Educación Fundamental funciona bajo la dirección de expertos paraguayos y la asistencia técnica de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) o través de su misión permanente que funciona en Asunción.

         Actualmente el Departamento presta ayuda técnica y desarrolla actividades educativas en más de 32 comunidades. Estos programas serán prontamente extendidos a otros centros de poblaciones, muy especialmente a las agrarias.

         Por otra parte, es interesante señalar que en el periodo de 1960 se ha puesto en ejecución un programa triministerial de alimentación y educación nutricional. Trabajaron en el programa los Ministerios de Educación y Culto, de Salud Pública y Bienestar Social y de Agricultura y Ganadería. Las actividades desarrolladas contaron con la cooperación de Organismos Técnicos de las Naciones Unidas tales como Unicef y Fao.

         El programa que mencionamos ha sido desarrollado ya en tres zonas muy importantes del país; Villarrica, Caazapá y Yaguarón, abarcando más de 400 escuelas primarias y más de 60.000 niños escolares.

 

         LA REFORMA DE LA EDUCACIÓN

 

         La reforma de la Educación Paraguaya está en marcha desde hace 4 años. Es un movimiento innovador que tiene su causa en las exigencias de los tiempos modernos.

         La Reforma, tanto en el nivel primario como en el secundario se asienta sobre los siguientes fundamentos generales: La escuela paraguaya debe consolidar y orientar el desarrollo del niño en su doble sentido. De una parte, ha de perseguir el desarrollo progresivo integral y máximo de las facultades, funciones y, poderes del ser humano. De otra parte, tiene la misión importantísima de descubrir y afianzar las actitudes y capacidades individuales de cada educando.

         La educación paraguaya se propone afirmar la fe en los principios morales, en las grandes instituciones tutelares de la sociedad, en el respeto del hombre y sus derechos esenciales, en la dignidad de la vida civil y en el decoro de la vida política.

         Sobre estos firmes fundamentos y, teniendo siempre a la vista la realidad nacional se renovaron planes y programas, métodos y procedimientos de enseñanza.

         Coma una fe ilimitada en la trascendencia de la educación, la Reforma de la Educación Paraguaya marcha con miras a formar un pueblo digno del destino de América.

 

         LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA

 

         El Gobierno paraguayo impulsa la enseñanza universitaria. En estos últimos tiempos la Universidad Nacional de Asunción ha visto aumentado el número de sus facultades con la creación de los de Arquitectura y Agronomía y Veterinaria. Además funcionan las   Escuelas de Bellas Artes y Administración Pública.

         Otro establecimiento creado en este proceso evolutivo es el Instituto Nacional de Física y Química, cuya misión principal es la de formar profesores de esas disciplinas para los colegios de nivel medio.

         La Universidad Nacional de   Asunción, dio un paso decisivo en su evolución con la aprobación de      la nueva ley universitaria. Este instrumento le asegura su completa autonomía en consonancia con el libre juego de las instituciones.

         Otro hito trascendente en el progreso de la educación universitaria ha sido la creación de la Universidad Católica "Nuestra Señora de la Asunción". Esta institución ha ampliado su campo de acción al inaugurar hace pocos meses tres facultades en la ciudad de Villarrica. Son las primeras casas de altos estudios que funcionan en el interior.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ENLACE INTERNO RELACIONADO

 

(Hacer click sobre la imagen)

 

 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
DISCURSOS
DISCURSOS DE PRESIDENTES DE LA REPÚBLICA DEL PARAGUAY - LA POLÍTICA EN PARAGUAY (LIBROS, ENSAYOS y CONFERENCIAS)

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
BILLETES DEL PARAGUAYLA GUERRA DEL CHACOMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA MÚSICA PARAGUAYAMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011IDIOMA GUARANICASA DEL LA INDEPENDENCIA
LITERATURA PARAGUAYAREPUBLICA DEL PARAGUAYMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAFILATELIA DEL PARAGUAYHISTORIA DEL PARAGUAYBIBLIOTECA DEL PORTALGUARANI

Portal Guarani © 2020
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA