PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
MANUEL AUGUSTO MARTÍNEZ DOMÍNGUEZ


  FUSIÓN DEL INSTITUTO PARAGUAYO Y DEL GIMNASIO PARAGUAYO - Por MANUEL MARTÍNEZ DOMÍNGUEZ


FUSIÓN DEL INSTITUTO PARAGUAYO Y DEL GIMNASIO PARAGUAYO - Por MANUEL MARTÍNEZ DOMÍNGUEZ

ANTECEDENTES DE LA FUSIÓN DEL INSTITUTO PARAGUAYO Y DEL GIMNASIO PARAGUAYO

Por MANUEL MARTÍNEZ DOMÍNGUEZ

 

 

Las gestiones de unificación de ambas entidades es de antigua data, es decir, de casi 20 años antes de la fusión efectiva que se llevara a cabo a finales de 1933.

 Ya vemos antecedentes de la fusión de ambas entidades en dos notas intercambiadas por el Instituto y el Gimnasio: Una, de 1914 (¡un año después de la fundación del Gimnasio!), remitida al Instituto y firmada conjuntamente por el Gimnasio y el Club de Gimnasia y Esgrima, y otra, en 1917, remitida por el Instituto y dirigida al Gimnasio.

Para un mejor análisis y comprensión de la situación, transcribimos literalmente ambas notas, la segunda de ellas, inserta en un artículo del periódico “El Diario” el 24 de setiembre de 1917.



NOTA DEL GIMNASIO PARAGUAYO Y EL CLUB DE GIMNASIA Y ESGRIMA AL INSTITUTO PARAGUAYO PIDIENDO SU APOYO PECUNIARIO [1]

 

Buenos Aires, diciembre 24 de 1914

Señor Presidente del Instituto Paraguayo,

Doctor Don Luís A. Riart.

Presente

         Los suscritos, presidente del Gimnasio Paraguayo y del Club de Gimnasia y Esgrima, tienen a bien dirigirse por su digno intermedio a la C.D. de su presidencia haciéndole saber que, las comisiones directivas de las asociaciones mencionadas, resolvieron en la sesión común celebrada el 22 del corriente, tomar en alquiler para los designados centros un solo local [2] l, con el objeto de estrechar los vínculos de unión que deben existir entre asociaciones que tienen en gran parte idénticos objetivos y conseguir, por otra parte, reducir los gastos de ambos centros, cosa que exige imperativamente el mal estado económico del momento, el que, dificultando seriamente la marcha de las asociaciones, hace peligrar su existencia misma.

 

LAS ASOCIACIONES DE NUESTRA PRESIDENCIA VIENEN A SER PROVISORIAS [3]; pues, unidas, realizan los objetivos del Instituto Paraguayo; educación intelectual y física de la juventud por medio de conferencias, clases de idiomas, de gimnasia, de esgrima, de box, etc; Y DESAPARECERÁN UNA VEZ QUE EL INSTITUTO, CON SU LOCAL TERMINADO [4], comienza de nuevo a realizar los fines de su institución. En este caso, todas nuestras instalaciones que, como el Señor Presidente podrá cerciorarse, tienen valor, pasarían al Instituto, lo que es ya cosa resuelta por nuestros asociados, ingresarían también al Instituto gran número de socios y distintas clases, funcionando con alumnos formados; serán éstas las clases a que el Instituto no tendría más que dar mayor impulso con el prestigio indiscutible de su nombre bien sentado y con sus mayores recursos.

Además, el Instituto Paraguayo, benemérita asociación, la mejor organizada que hubo en el Paraguay y cuyo ascendiente en toda la República aún está palpitando, no cuenta, actualmente, señor Presidente, con local alguno y ni siquiera tiene su escudo colocado, lo que por lo menos, sería mostrar a la Capital que existe y con facilidad se haría conciencia de que está acumulando fuerza para aparecer tan floreciente como en sus mejores tiempos.

Por estas razones, el Gimnasio Paraguayo y el Club de Gimnasia y Esgrima, proponen al Instituto Paraguayo que las tres asociaciones tengan local común, el actual del Gimnasio. Las tres asociaciones contribuirán a su sostenimiento y al Instituto no le ocasionaría un gasto mayor de un mil pesos c/1. Mensualmente y que, no le representa sino parte de los intereses que de su capital percibe.

Enumeraremos brevemente los beneficios que con la aceptación de la anterior proposición el Instituto alcanzaría, junto a las ventajas que debidamente autorizados, en nombre de nuestras asociaciones, le ofrecemos:

Tendría local (el actual del Gimnasio) con su escudo al frente. El local de que dispondría en unión de nuestras asociaciones se compone de un amplio salón, salón inmejorable, de un gran patio y de otras piezas.

Podría dar conferencias u otros actos públicos.

Se hallaría en condiciones de recibir dignamente a huéspedes ilustres y agasajar a connacionales dignos, cosa que ha debido dejar a cargo de asociaciones de menor importancia por carecer de local.

Contribuiría eficazmente a realizar, por intermedio de nuestras instituciones, los altos fines que ella persigue.

No se le restarían asociados y la República vería con amor surgir de nuevo a la vida al Instituto Paraguayo, su nobilísima y más antigua asociación.

Facilitaría su funcionamiento, facilitando también, por tanto, el comienzo de la edificación de su local social en que se halla empeñado.

En unión de nuestras asociaciones podría dar fiestas u otros actos para arbitrarse recursos.

Sus asociados podrían recibir lecciones de esgrima, box y gimnasia, que el Club de Gimnasia y Esgrima les ofrece.

Estarían facultados también sus asociados para concurrir a las clases que funcionan en el Gimnasio y que éste les ofrece, etc., etc.

Dejando así cumplido el ofrecimiento de las comisiones directivas de nuestras respectivas asociaciones y en la seguridad de la conveniencia que a la sociedad toda implica su realización, no dudamos será aceptada sin titubear.

Nos es grato saludar al señor Presidente con nuestra mayor consideración.

F.L. Pecci, Presidente                                           Venancio B. Galeano

(Hay un sello del Club de Gimnasia y Esgrima)      Presidente del Gimnasio Paraguayo

 

En relación a esta nota, dice Pérez Acosta que, el Instituto Paraguayo, si bien acordó la subvención que se le pedía, no colocó allí su escudo, reservándolo para cuando se reorganizara con sus propios elementos, pues no era dable pretender instalar más clases o enseñanzas en un salón donde se estorbaban recíprocamente las clases de esgrima con su consiguiente ruido e instalaciones (sin baños ni piezas de vestir) con las clases de música, las de dibujo y pintura, las conferencias y actos públicos[5].


 

LA ASAMBLEA DEL GIMNASIO Y LA NOTA DEL INSTITUTO PARAGUAYO

 

Ambas Instituciones mancomunarán su acción cultural

Por los avisos publicados, están informados nuestros lectores de la convocatoria a asamblea general extraordinaria de los miembros del Gimnasio Paraguayo hecha para el día de ayer, a fin de tomar en consideración la nota propuesta del Instituto Paraguayo en el sentido de la unificación de ambas instituciones.

Aún cuando no se llegó a reunir el número reglamentario requerido para formar quorum, como se hallasen presente los miembros más caracterizados del Gimnasio y asistiesen miembros el mismo que son también de la comisión especial del Instituto, se entró a cambiar ideas al respecto de la referida nota cuyo tenor es como sigue:

 

Asunción, 15 de setiembre de 1917.

Señor Dr. Manuel Peña,

Presidente del Gimnasio Paraguayo.

Confirmando el anuncio verbal que en representación del Instituto Paraguayo anticiparon a los miembros del Directorio del Gimnasio Paraguayo algunos de los componentes de la comisión encargada de los trabajos preliminares de reorganización de aquél, tenemos el agrado de dirigirnos a Vd. en nuestro carácter de miembros de dicha comisión especial, plenamente autorizada al efecto por la comisión directiva de la institución, invitando al Gimnasio Paraguayo a unirse con el Instituto, a fin de constituir una sola y única entidad, en forma a que puedan realizar con mayor eficacia y amplitud los fines culturales que ambos persiguen.

La identidad de los propósitos que uno y otro tienen en vista y la notoria y mutua conveniencia y utilidad de aunar y solidarizar esfuerzos en pro de comunes y superiores ideales, explican y justifican suficientemente los motivos fundamentales de esta comunicación a la que también prestigian la buena voluntad manifestada en idéntico sentido por caracterizados miembros de la asociación de su digna presidencia y la favorable disposición expresada en el mismo sentido.

En corroboración de los fines y del programa que el Instituto se propone realizar en su segunda época y que han sido expuestos ya en sus lineamientos principales en las conferencias verbales de la referencia, adjuntamos a la presente el ejemplar impreso de las bases y plan general que les servirán de norma al recomenzar nuevamente sus trabajos.

La formación del Gimnasio Paraguayo con objetivos idénticos a los del Instituto durante el periodo en que éste permaneció temporalmente clausurado, aparte de haber contribuido a hacer las veces de éste, debe ser considerada como una manifestación ostensible de la necesidad social de mantener sus fines culturales al par  que como el más cumplido reconocimiento de la bondad, necesidad y oportunidad de los mismos, lo que hace innecesaria toda consideración encaminada a ponerla de relieve ante el ilustrado criterio de los dirigentes de esa institución a la que el Instituto consideró siempre eficaz colaboradora de esos altos y patrióticos designios y a este título le ha prestado su auxilio.

Es fuera de toda duda que dada por una parte la forzosa limitación de que nuestra naciente sociabilidad dispone para dar vida próspera y robusta a instituciones de este género, y de otra la necesidad de agrupar en torno a un mismo ideal los esfuerzos dispersos y aislados de los elementos culturales con que ella podría contar, la unión de ambas instituciones será a buen seguro el medio más eficaz de llevar a cabo en el más breve tiempo posible la formación de un gran centro nacional de cultura superior y artística que es y ha sido siempre el objetivo primordial del Instituto Paraguayo, conforme lo consagran sus Estatutos y Reglamentos, y debe ser también la aspiración de los distinguidos miembros del Gimnasio.

La realización de este propósito tendría además otro alcance moral de indudable importancia, cual sería el de demostrar prácticamente la posibilidad de unir todas las voluntades en torno de la patria, con prescindencia y por encima de los factores antagónicos y disolventes como son, por ejemplo, los de orden político y religioso, expresamente excluidos por nuestros Estatutos, y como deben ser todos los demás que puedan fomentar la división en el seno de la familia paraguaya, y serviría por lo tanto como aplicación experimental y saludable del espíritu de cooperación que el Instituto ha incorporado a su programa.

Ciertamente, esta unidad de propósitos y de acción puede lograrse también con la simple federación de ambas instituciones; mas ésta no tendría el mismo alcance ni significado, y al dejar subsistentes dos direcciones y dos administraciones distintas, contribuiría a dispensar energías y funciones, en vez de concentrarlas como creen firmemente los suscritos que es menester hacer por ahora a fin de llegar al desiderátum de nuestros comunes anhelos y de poder dotar al país de un centro que al ser el autorizado exponente de su cultura, puede hacer al mismo tiempo honor por su magnitud y sus proporciones presentes y futuras al espíritu de iniciativa y al patriotismo de sus hijos.

En esta nueva organización que se piensa dar al Instituto, en armonía con estas vistas, los miembros del Gimnasio tendrían la más amplia y plena participación en el personal directivo de la nueva institución, tanto en la composición de la Comisión Directiva como en la de las diferentes secciones en que debe repartirse su labor cultural y social.

Más aún: creen los suscritos que en homenaje a los esfuerzos realizados por los fundadores del Gimnasio Paraguayo, puede perfectamente conservarse este nombre, dentro del mecanismo general de nuestra institución al importante núcleo de secciones reunidas en el 3er. Grupo, bajo el programa especial de “Extensión universitaria”, con tanta mayor propiedad por cuanto, si no estamos en error, ha sido éste el móvil principal que caracterizó el propósito de los fundadores del Gimnasio, o sea, el de mantener reunidos a los compatriotas que han tenido oportunidad de intensificar sus conocimientos, a fin de propender a difundirlos después en beneficio de todos por medio de una institución que pueda hacer las veces de una especie de Universidad libre.

Según es del dominio público, la institución se propone efectuar el día 12 de octubre próximo, a la par de la conmemoración de la fiesta de La Raza, la colocación de la piedra fundamental de su futuro edificio social, en el que se han tenido en cuenta las exigencias de las instalaciones necesarias para el adecuado funcionamiento de las diversas secciones mencionadas[6].

En la misma fecha se proyecta llevar a cabo la asamblea general para la formación de las autoridades directivas de la institución y los suscritos verían con agrado, en caso que esta indicación llegara a merecer el beneplácito de parte de los componentes del Gimnasio Paraguayo, que para entonces pudiera tenerse en cuenta su cooperación, a fin de constituirse la nueva Comisión con la intervención y el concurso de los mismos.

Los detalles concernientes a facilitar la realización de los propósitos enunciados, y la participación de los componentes del Gimnasio Paraguayo tanto en la Comisión Directiva del Instituto a formarse como en las demás secciones que deben integrarla, pueden ser tratados y acordados por intermedio de los suscritos.

A la espera de su interesante respuesta para la debida orientación de los trabajos a emprenderse en el sentido expresado, los infrascritos se congratulan en presentar a Vd. y demás miembros del Gimnasio Paraguayo el testimonio de su consideración más distinguida.

        Tomás Airaldi                                                               Adolfo F. Antúnez

          Presidente                                                                         Secretario

Leopoldo R. Elizeche        Juan Francisco Pérez             Acosta Enrique L. Pinho

 

El Señor Pérez, ampliando los fundamentos de la nota, expresó que otro de los móviles que inducía y obligaba a los miembros del Instituto a dar este paso y haber convocado también a asamblea de reorganización, consistía, además del compromiso moral contraído para con el país en volver a dar vida activa al Instituto, en la obligación expresa que establece una ley del Congreso de que en caso de disolución de la institución, volverían al Estado los bienes y valores que la misma posee, los cuales quedarían perdidos para los fines de cultura que ambas instituciones persiguen [7]. Si el instituto desapareciera o no emprendiera su reorganización, y que, por el contrario, ésta sería la única forma de que dichos recursos continuaran al servicio de dichos fines, en beneficio común de todos, y que por lo tanto, lejos de verse en esta determinación un propósito de hostilidad o mala voluntad para con ninguna institución de la que cumplen fines idénticos, como llegara a insinuarse en conversaciones particulares por un defectuosa interpretación de los móviles y propósitos reales de la nota del Instituto, ella entrañaba antes bien un generoso ofrecimiento que consultaba la economía de esfuerzos para los componentes de las diversas instituciones que llegaran a solidarizar su acción.

Agregó que el objetivo fundamental de la propuesta era la unificación de esfuerzos y de propósitos culturales, cualquiera fuese la forma de llegar a este resultado –unión, federación o simple mancomunidad de acción- y que al indicarse la primera de dichas formas, al simple objeto de simplificar energías y funciones administrativas, no se excluían las demás. Ojalá, dijo, el país pudiera sostener no dos o tres, sino muchas instituciones de este género, pues ello sería síntoma inequívoco de una poderosa vitalidad.

Expresó que si, como parecía ser el espíritu predominante en los dirigentes del Gimnasio, se optaba por alguna de las otras fórmulas, podría constituirse por cada una de las instituciones una comisión permanente a fin de combinar los trabajos o la parte del programa general propuesto que cada una de aquellas deba tomar a su cargo y realizar de común acuerdo.

En parecido sentido se expresaron también los señores Dr. Galeano, De Gásperi, Dr. Osuna, Dr. Recalde, Samaniego, Dr. González (R), Dr. Ortellado y varios otros de los presentes, algunos de los cuales tuvieron las más honrosas referencias para el Instituto Paraguayo e hicieron cumplida justicia a la nobleza y altura de sus miras al formular esta propuesta en la que se reconoce igualmente la meritoria labor realizada por el Gimnasio.

La reunión se prolongó en el ambiente de la mayor cordialidad quedando unánime y tácitamente convenido en que para la asamblea que se reunirá en virtud de una segunda convocatoria, se redactarán de común acuerdo las bases generales de una cooperación o federación dentro de los estatutos respectivos, para lo cual volverán a reunirse las comisiones del Gimnasio y del Instituto en el curso de esta semana.

Hay el propósito, enunciado también con motivo de este cambio de ideas, de hacer extensiva esta federación a varios otros centros los que serán invitados oportunamente a entrar en una combinación análoga.

La reunión preliminar de ayer extrasesión, efectuada entre los miembros del Gimnasio y del Instituto, puede calificarse con razón de memorable en los anales de la vida cultural del país, pues ella marca un nuevo punto de partida y una nueva faz en la evolución y desarrollo del pensamiento nacional y abre al espíritu y a la acción de nuestro mundo intelectual y artístico nuevos y promisorios horizontes.

El ejemplo de nuestros dos principales centros culturales, animados del mismo espíritu de solidaridad y de cooperación, tiene que ser fecundo en frutos para el país, en más de un concepto [8].

A la reproducción de esta nota periodística, concluye Pérez Acosta en “Núcleos Culturales del Paraguay Contemporáneo” [9]:

“La refundición de ambos centros se produjo en enero de 1934 [10], bajo la denominación de Ateneo Paraguayo, en recuerdo de la anterior entidad cultural de 1883”.

La denominación de Ateneo Paraguayo,  vino sugerida por los miembros del Gimnasio Paraguayo, en recuerdo de la precursora del Instituto.  Fue propuesta en una sesión de comisión directiva realizada el 28 de julio de 1931, el mismo día que se recordaba los 48 años de fundación del Ateneo[11], cuando se estudió la posibilidad de una fusión con el Instituto.






 


[1] Pérez Acosta, pág. 102-105

[2] Este local era en realidad el salón de la Academia de Bellas Artes fundada por Alborno, en el piso alto del Palacio Barrios, donde, además se había trasladado el Club de Gimnasia y Esgrima, y cuyas clases ya se estorbaban bastante. Según Pérez Acosta, apenas tenía otra pieza para Secretaría, otra para la comisión y un sótano. Este será, desde 1934 hasta 1963, el siempre recordado local del Ateneo Paraguayo, hasta su mudanza a su actual sede.

[3] Las mayúsculas son de Pérez Acosta, las negritas nuestras. Pérez destaca aquí el supuesto carácter efímero de estas asociaciones, remarcado por sus mismas autoridades.

[4] Las mayúsculas son de Pérez Acosta, las negritas nuestras. Añade Pérez: “Lo de  una vez que el Instituto con su local terminado comience de nuevo a realizar los fines de su institución”, no podía tomarse al pie de la letra, pues lo mismo podía realizarlos en el local arrendado, como el Gimnasio, la Academia y el Club de Gimnasia y Esgrima que ocupaba primeramente el salón de la Sociedad Italiana. Este comentario de Pérez, deja entrever cierta suspicacia en relación a los remitentes de la nota. Por otro lado, nos da un año aproximado del inicio del receso momentáneo del Instituto, 1913, año de fundación del Gimnasio.

[5] Pérez Acosta, p.108.

[6] Ver acta de la colocación de la piedra fundamental para el edificio del Instituto Paraguayo el día 12 de octubre de 1917, en el Capítulo III.

[7] Se refiere a la Ley del 8 de junio de 1905, vista en el Capítulo II

[8] Transcripción del artículo periodístico de “El Diario”, de fecha 24 de setiembre de 1917. También lo reproduce Pérez Acosta en “Núcleos Culturales del Paraguay Contemporáneo” en el inciso B de su Apéndice (p.108-114).

[9] Pérez Acosta, pág. 114

[10] Como se verá en el siguiente Capítulo, la fusión se produjo en realidad en diciembre de 1933

[11] APA. Acta de Reuniones del Gimnasio Paraguayo, folio 155.

 

 

Portalguarani.com agradece la autorización del autor,

Para incluir el material en este espacio.

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DEL DOCUMENTO FUENTE


(Hacer click sobre la imagen)



 

HACIA UNA HISTORIA DEL ATENEO PARAGUAYO. Por MANUEL MARTÍNEZ DOMÍNGUEZ

INTERCONTINENTAL EDITORA

Diagramación: Gilberto Riveros Arce

Asunción - Paraguay. 2014 (226 páginas)

 

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA


(Hacer click sobre la imagen)


 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
ATENEO
ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI
REPÚBLICA
REPÚBLICA DEL PARAGUAY (GOBIERNO Y GEOGRAFÍA)
REVISTA
REVISTA DEL INSTITUTO PARAGUAYO - EDICIÓN DIGITAL
LIBROS,
LIBROS, ENSAYOS y ANTOLOGÍAS DE LITERATURA PARAGUAYA (POEMARIOS, NOVELAS, CUENTOS, TEATRO y ENSAYOS)

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
HISTORIA DEL PARAGUAYMÚSICA PARAGUAYAMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011BIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIREPUBLICA DEL PARAGUAYMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAY
MUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAFILATELIA DEL PARAGUAYIDIOMA GUARANIBILLETES DEL PARAGUAYLITERATURA PARAGUAYALA GUERRA DEL CHACOACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA CASA DEL LA INDEPENDENCIA

Portal Guarani © 2021
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA