PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
MARISOL PALACIOS


  MEMORIAS DE UN SOÑADOR - Por MARISOL PALACIOS - Domingo, 28 de Abril de 2019


MEMORIAS DE UN SOÑADOR - Por MARISOL PALACIOS - Domingo, 28 de Abril de 2019

MEMORIAS DE UN SOÑADOR

 

Por MARISOL PALACIOS

 

 

 

mpalacios@abc.com.py

Fotos ABC Color / Celso Ríos / Gentileza

El reconocido concertista de guitarra Felipe Sosa celebra 52 años de carrera ininterrumpida con el lanzamiento del libro que contiene sus memorias. El evento tendrá lugar el 3 de mayo en la sala Agustín Barrios del CCPA, a las 19:00.

Memorias del Maestro, intérprete y compositor lleva por título el libro con el cual Felipe Sosa desea festejar 52 años de carrera ininterrumpida con la música. La obra, tal como reza el título, se basa en tres aspectos de la vida del músico: el maestro, intérprete y compositor. “Creo que logré el objetivo de mi vida”, asegura. Como intérprete, recorrió más de 18 países; compuso más de 115 obras, entre las cuales hay cuartetos, quintetos y sinfonías, y considera a la docencia como su mayor satisfacción, porque sus alumnos están brillando en el exterior, como Berta Rojas, por ejemplo. “Me pone muy feliz verla triunfar”, subraya.

Nacido en Caazapá, Felipe Sosa es el menor de 10 hermanos. Tenía solo dos años cuando su padre falleció y su madre los trajo a Asunción en busca de una vida mejor. Desde pequeño sintió inclinación por la guitarra, pero su travesía con la música comenzó a los 16 años. Cuenta que en su adolescencia la guitarra clásica era poco conocida. “Barrios aquí no existía y el maestro Cayo Sila Godoy no vivía en ese momento en el Paraguay; estaba en Argentina. Conocí poco la guitarra”, dice.

Fue así que cuando Sila Godoy vino a ofrecer un concierto en el Teatro Municipal, Sosa le pidió a su hermano que le llevara. “Asistir a ese concierto cambió mi vida; fue como un rayo de luz lo que escuché esa noche. La personalidad de Sila, su atuendo, todo. Tocó las obras clásicas que ejecutan los concertistas. Al salir del teatro pensé: ‘Esto es mi vida. Esto es mi sueño’”, recuerda. Tenía solo 12 años.

A partir de entonces, a pesar de la pobreza, se decidió y procuró. Realizó todos los trabajos que pudo, hasta fue lustrabotas y ahorró poco a poco en una alcancía, porque su primer sueño fue comprar una guitarra y el segundo, viajar al extranjero, porque aquí no había maestros.

A los 16 años se aventuró y viajó a San Pablo, Brasil, donde estudió con el maestro Isaías Savio en el Conservatorio de San Pablo. No solo cursó, sino que se recibió con honores: obtuvo la medalla de oro. “Comencé a trabajar allí”, rememora.

Pero lograrlo, como todo lo que vale la pena en la vida, no fue fácil. Hubo momentos en los que pasó hambre y noches en las que tuvo que dormir en los bancos de la plaza de esa ciudad extraña. Sosa se considera profundamente creyente, cristiano, y desde ese punto de vista cree en los milagros. Cuenta que un día se encontraba ensayando en una fábrica de guitarras los acordes de El sueño de Angelita y se le acercó un señor, quien le preguntó si era paraguayo. El joven le respondió que sí y le preguntó por qué. El otro le dijo que la música que estaba tocando tenía un ritmo muy puro.

Iniciaron una charla hasta que el señor le preguntó qué hacía en Brasil. Sosa le contó su deseo de estudiar guitarra y su precaria situación. Entonces, el extraño le preguntó con quién quería estudiar y el joven le contestó que su sueño era ser alumno de Isaías Savio. ¡Y el milagro ocurrió! El señor sacó de su billetera una tarjeta y le dijo: “Yo soy Isaías Savio”.

¡Era increíble! Y más aún lo que vendría después. Savio no solo le consiguió una beca, sino que también lo ayudó mucho a afianzarse en su carrera. “Fue como un padre para mí hasta los últimos años de su vida”, asegura. Incluso cuando viajó a Europa se escribían, y Sosa lo visitaba cada vez que podía. “A veces, la historia de un artista es medio novelesca”, señala.

Tres años después, a los 19, ya ofreció su primer concierto importante en el Brasil, en el Teatro Municipal de San Pablo, auspiciado por la fábrica de guitarras Giannini, la más grande de ese país. Lo contrataron para una serie de conciertos. “Yo, a esa edad, ya estaba preparado para presentar programas exigentes para el público. Viví y sigo viviendo profundamente la música, a pesar de que por cuestiones de salud ya no puedo dedicarme ya como antes”, refiere.

Pero aclara que renunció a los escenarios, por el momento, no así a la docencia y la composición, como tampoco dejó de ejecutar la guitarra. “Lo hago, pero menos horas, pero eso es solo para mi satisfacción y no perder el ritmo. Un concierto lleva entre ocho y nueve horas de práctica diarias”, señala. Aunque desde 1979 comenzó a viajar menos para abocarse al conservatorio que abrió ese año.

Su primer concierto europeo lo realizó en España. Viajó becado por el Instituto de Cultura Hispánica, gracias al embajador Ernesto Giménez Caballero. Conseguir la beca le tomó tres años, pero Sosa aprovechó ese tiempo para estudiar con Juan Carlos Moreno González. “En el Paraguay también ya era un artista consagrado. Toqué en escenarios importantes y ya di mi primer concierto en el Teatro Municipal”, evoca.

Tenía 23 años cuando viajó a España. Si bien la beca apenas cubría para pagar la pensión en la ciudad universitaria, tuvo la suerte de estar en el colegio Mayor Guadalupe, situado muy cerca del Palacio de la Moncloa, así como en del teatro Real de Madrid y esto posibilitó que aprovechara muchísimo porque tenía el carné de estudiante y podía asistir a todos los conciertos. “Escuché a los más grandes intérpretes, porque eso es aprender también. Ilusionarte cómo tocan los grandes y querer ser como ellos”, reconoce.

Cuenta que allí, por ejemplo, escuchó a Andrés Segovia y John Williams. Esto, para él, además de satisfacción, fue la semilla que sembró la búsqueda de la perfección. “La perfección no se encuentra, pero se busca”, afirma y agrega que la persona que la busca siempre llega al más alto nivel. El concertista llegó a ocupar el número 15 en el ranking de los mejores guitarristas del mundo.

Resalta que desde el momento en el que empezó a abrirse camino en San Pablo comenzó a vivir de la música. Ya ganaba dinero. Actuó seis meses en un canal de cultura de tevé de esa ciudad. También tenía algunos alumnos, aunque no tomaba muchos porque privilegiaba su práctica y estudios. “Comencé a disfrutar del arte y la vida. Hice muchos amigos tanto en Brasil como en otros países. También empecé a viajar. Fui varias veces a Europa. Toqué en los principales escenarios de Francia e Inglaterra; estuve en Asia, fui invitado por la Universidad de Música de Corea. Di máster clases y me dieron el título de profesor honorario”, relata.

Con todo este largo recorrido por el arte con la guitarra a cuestas, casi el 60 % de sus composiciones está grabado en disco; de hecho, tiene 20, dos con guitarra y orquesta. Sosa considera que, de todo lo que ha hecho en su vida artística, lo más importante es la publicación de este libro, porque todo lo que hizo por la guitarra en el Paraguay no quedará en el olvido. “Siempre va a estar presente. El libro explica mejor muchas cosas. Ahora, mi mayor deseo es que se lea”, resalta.

Afortunadamente, el Fondec patrocinó el material, por lo cual se va a repartir a todos los centros culturales y conservatorios, porque también fue declarado de interés cultural por la Secretaría de Cultura. “Soy un soñador nato, tal vez por eso sucedieron tantas cosas en mi vida. Ahora, mi sueño es que los médicos me den el permiso para volver a viajar y dar conciertos. Todavía no puedo ir muy lejos”, concluye. El lanzamiento del libro será el 3 de mayo en la sala Agustín Barrios del Centro Cultural Paraguayo Americano de Asunción, a las 19:00.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Revista Dominical de ABC Color - Páginas  18 al 21

Domingo, 28 de Abril de 2019


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

EL IDIOMA GUARANÍ, BIBLIOTECA VIRTUAL en PORTALGUARANI.COM

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

(Hacer click sobre la imagen)

 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
MÚSICA
MÚSICA PARAGUAYA - POLKAS y GUARANIAS (PARA ESCUCHAR EN VIVO)
LIBROS,
LIBROS, ENSAYOS y ANTOLOGÍAS DE LITERATURA PARAGUAYA (POEMARIOS, NOVELAS, CUENTOS, TEATRO y ENSAYOS)
CENTRO
CENTRO CULTURAL PARAGUAYO AMERICANO (C.C.P.A.)

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
MUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYMÚSICA PARAGUAYAREPUBLICA DEL PARAGUAYHISTORIA DEL PARAGUAYBIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAY
FILATELIA DEL PARAGUAYMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011BILLETES DEL PARAGUAYLITERATURA PARAGUAYAIDIOMA GUARANIACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA CASA DEL LA INDEPENDENCIALA GUERRA DEL CHACO

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA